LOS PAÑALES DESECHABLES Y SU CONTAMINACION

Los pañales son el tercer artículo más contaminante, sus plásticos tardan unos 500 años en descomponerse y ocupan casi 50% de todo el espacio en basureros

Sólo un niño usa alrededor de dos mil pañales al año, lo que significa un grado de contaminación preocupante ante la mala disposición final de todos estos desechos

Al estar hechos de plástico, celulosa, materiales que provienen del petróleo y otros productos químicos, como el polietileno, dificulta su degradación en el ambiente:

  • Algodón: el cultivo de algodón es el octavo con más extensión de toda la superficie cultivada del planeta y el que más pesticidas usa, siendo algunos de ellos muy tóxicos no solo para el bebé sino sobre todo para quien los aplica (un 10% de las enfermedades mortales a nivel global se deben a intoxicaciones por pesticidas). Además, buena parte de este algodón es transgénico.
  • Celulosa y viscosa: la celulosa se extrae cada vez más de plantaciones de pinos de crecimiento rápido que empobrecen la fertilidad de la tierra. Las plantas de producción de celulosa contaminan mucho el agua, sobre todo por su proceso de blanqueo, y producen muchas emisiones al aire.
  • SAP: el SAP o polímero súper absorbente es, de todos los componentes de los pañales, el que tiene mayor impacto medioambiental en contribución al efecto invernadero, al agujero de la capa de ozono, a la lluvia ácida o a emisiones de metales pesados.

Los pañales desechables consumen una cantidad increíble de recursos anuales en algunos países; por ejemplo, en Estados Unidos se requiere de un millón 265 mil toneladas métricas de pulpa de madera y 75 mil toneladas métricas de plástico.

Un pañal desechable podría tardar alrededor de 500 años en desintegrarse en un vertedero de basura, esta cifra es alarmante si se considera que un niño podría usar alrededor de dos mil pañales por año de vida, lo que significa un grado de contaminación preocupantes si además se considera cuántos bebés hay en el mundo.

Ahora bien, si calculamos que un bebé utiliza una media de seis pañales al día esto supone unos 5 mil 400 pañales a lo largo de sus 30 primeros meses de vida. Esto se traduce en más de una tonelada de residuos por niño. Si sumamos lo que contaminan todos los bebés del país, supondría más de 900 mil toneladas anuales.

Hace más cuarenta años las madres de los bebés utilizaban pañales ecológicos, y esto representaba menos costos para la mayoría de las familias y además no se contaminaba tanto el ambiente, pero con el paso de los años, la mercadotecnia introdujo los pañales desechables que si bien actualmente resultan más prácticos debido al estilo de vida ocupado de los padres, ha significado un retroceso en la protección del medio ambiente, ya que en promedio los pañales desechables representan hasta un 20% de la basura doméstica.

Ventajas de los pañales de tela

                                                          

  • Saludables para el bebé. Las telas naturales que se utilizan para confeccionar los pañales de tela, como el algodón, la franela o el bambú, no causan alergias en la piel del bebé y evitan su irritación. Los pañales de tela son menos propensos a ocasionar dermatitis del pañal en el bebé y, en caso de mucho calor, por ejemplo, durante el verano, evitan que el niño sude en exceso.
  • Ecológicos gracias a su reutilización y previo compostaje. Los pañales de tela son ecofriendly, es decir, respetuosos con el medio ambiente, gracias al hecho de que se pueden reutilizar e, incluso, se pueden llegar a heredar entre hermanos.
  • Económicos a largo plazo. Los pañales de tela implican una inversión mayor en la primera compra, ya que son más caros que los desechables. Sin embargo, a largo plazo, salen muy económicos, ya que, al ser reutilizables, permiten ahorrar en la economía familiar.

                                                                            

Bases

www.diariolavozsureste.cl

www.ecologistasenaccion.org